El Kobudō es una disciplina que representa un muy buen complemento con otras artes marciales como el Karate. Es un excelente medio para que el karateca fortalezca su cuerpo, refuerce sus bases y entienda la dinámica de los movimientos.

1-677-124-44227 Presidente Battle y Ordóñez 3796, Ñuñoa. Lunes y Miércoles de 21:15 a 22:15
Nuestras Redes Sociales

HISTORIA

El Kobudō de Okinawa es una disciplina marcial con más de 6 siglos de existencia, cuyo desarrollo está íntimamente ligado a la historia y las luchas del pueblo okinawense. El Kobudō, que a diferencia del Karate basa su técnica en el uso de armas y herramientas tradicionales de Okinawa, comienza a figurar en la historia a principios del siglo XV – aunque ciertamente puede ser anterior a ello – luego de las guerras internas entre los 3 reinos de la época que culminan con un gobierno que unifica el poder dentro de la isla. Este gobierno, temeroso de revueltas internas, establece una estricta prohibición respecto a la tenencia y porte de armas por parte de la población civil.

Es así como el pueblo okinawense, compuesto en su mayoría por agricultores y pescadores, comienza en forma silenciosa un proceso de desarrollo de técnicas de combate mediante el uso de utensilios de uso corriente como el Bo o Kun (bastón), la Kuwa (azadón), el Eku (Remo), la Kama (hoz), entre otros. Indudablemente en este proceso también hubo intercambio con otras culturas, ya que Okinawa fue siempre un punto estratégico de comunicación con China y el sudeste asiático en general.

Estas técnicas de combate siguieron evolucionando durante 2 siglos, de forma tal que al producirse la invasión japonesa por parte del clan Satsuma en 1609, el ejército japonés encontró una férrea resistencia de parte de los okinawenses que aplicaron todo el poderío de este arte para enfrentar al ocupante.

Posteriormente, se continuó desarrollando el arte del Kobudō bajo la ocupación japonesa en forma también oculta (aún hoy es posible identificar técnicas de Kobudō que se encuentran incorporadas en danzas folklóricas okinawenses), hasta que a principios del siglo XX comienzan a surgir las primeras escuelas o estilos más formalmente establecidos, así como su difusión primero hacia Japón y luego al resto del mundo. No obstante, si se compara dicha difusión con la del Karate que se inicia en la misma época, el Kobudō constituye aún un arte marcial mucho menos difundido y conocido a nivel mundial.

Sensei-Shinko-Matayoshi2

Dentro de los estilos o escuelas de Kobudō más reconocidos dentro y fuera de Okinawa, sin duda Matayoshi Kobudō ocupa un lugar preponderante. Contribuye a ello la larga historia de la familia Matayoshi dentro de Okinawa, cuyo clan de origen procedente de China se establece en la isla en el siglo XI, junto a una permanente tradición como familia de artistas marciales y en forma primordial durante el siglo XX a través de las figuras de Shinkō y Shinpō Matayoshi.

Shinkō Matayoshi sensei (1888 – 1848) dedicó su vida al aprendizaje, la práctica y la enseñanza de las artes marciales, particularmente del Kobudō, para lo cual viajó extensamente dentro de Okinawa como también a China, Manchuria, Taiwan, Filipinas y Japón entre otros lugares. El principal heredero de su vasto legado técnico fue su hijo Shinpō

Shinpō Matayoshi sensei (1921 – 1997) llevó a cabo la enorme tarea de transformar el colosal legado técnico de su padre en un sistema – con un programa de enseñanza estructurado – y de difundirlo en Okinawa y fuera de ella. Como parte de este proceso, confluyen los caminos de sensei Shinpō Matayoshi y de sensei Andrea Guarelli.

Sensei Andrea Guarelli inicia a temprana edad su práctica de Karate y Kobudō y a principios de los años 80 viaja a Okinawa dónde conoce a sensei Shinpō Matayoshi y se transforma en su alumno directo hasta el fallecimiento del maestro Shinpō en el año 1997. Con posterioridad, sensei Guarelli continúa trabajando en la enseñanza y difusión del Matayoshi Kobudō y el año 2015 funda la International Matayoshi Kobudō Association (I.M.K.A.), cuya sede matriz se encuentra en Italia, con el propósito de preservar el legado marcial de sensei Shinpō. A la fecha, la organización mantiene representaciones en múltiples naciones de varios continentes.

“Sensei Alejandro Belmar inicia su práctica del Karate en la década de los 70; luego de un prolongado desarrollo de este arte, el año 2001 comienza a entrenar también Kobudō; durante el 2015 inicia la práctica del estilo Matayoshi, a través de la cual tiene oportunidad de conocer personalmente a sensei Guarelli el año 2017. Posteriormente durante el año 2018 formaliza la representación de I.M.K.A. en Chile. A principios del año 2019 forma Matayoshi Kobudō Chile como la organización encargada de desarrollar la enseñanza y la difusión del Kobudō Matayoshi y mantener la representación de I.M.K.A. en el país. Actualmente, Matayoshi Kobudō Chile entrega formación a través de clases regulares en que entrena alumnos siguiendo el programa de enseñanza de la casa matriz en Italia, como también efectuando talleres y seminarios sobre Matayoshi Kobudō.